Vivir en Francia: herramientas para lograr su adaptación

france-paris-towers-1130047-o

Como abogado, me parece interesante abordar los siguientes temas: la estadía de los extranjeros en el suelo francés (I) y su integración por medio del trabajo (II).

I / La estadía de los extranjeros en Francia

Para empezar con un tema de actualidad, está en proceso la supresión de la visa Schengen para los Colombianos (anuncian como fecha el 3 de diciembre 2015) y los Peruanos (la esperada medida está a solo unos pasos de concretarse y el proceso debería terminarse muy pronto).  Los ciudadanos de la mayoría de los países de América Latina no requieren visa Schengen para viajar menos de 90 días a la Unión Europea.

Hasta que esto esté oficialmente establecido, las personas que quieran viajar a Europa necesariamente deben tramitar su visa. Esta puede ser  la visa de corto plazo que permite a los extranjeros venir a Francia por turismo, viaje de negocios o visitas familiares por un plazo máximo de 3 meses.

Con respecto a los extranjeros que quieren quedarse e instalarse en Francia, por ejemplo por estudios, por trabajo o por re-unificación familiar, deben solicitar una visa de largo plazo.

Algunas de las Visas de largo plazo incluyen permiso de residencia (“titre de séjour” en francés) pero no todas, esto depende del motivo de la estadía. Dos situaciones diferentes pueden darse en caso de que se incluya este permiso de residencia o no.

Si no es el caso, deben acercarse a la OFII o a la Prefectura a su llegada a Francia para pedir dicho permiso.

Si es el caso, como lo es por ejemplo por estudios, por algunos empleos o por motivo de estar casado con un(a)  francés(a), deberán inscribirse en la OFII y dos meses antes del fin de vigencia de su permiso de residencia, pedir una renovación de dicho permiso. Este un momento clave, porque la renovación no es automática y depende de la apreciación de la autoridad administrativa, ya que usted deberá demostrar (con el máximo de documentos posible) a la Prefectura o, en caso de rechazo, al Tribunal administrativo que están integrados en Francia y que no tienen más vínculos (o lo menos posible) con su país de origen.

Con respecto a aquellas personas que no se encuentran en una situación legal en Francia, estos deben tratar de reunir el máximo de pruebas de su estancia en territorio Francés para elaborar su expediente de regularización.

Dicha regularización puede ser realizada por ejemplo después de 10 años de presencia en el suelo francés (con las justificaciones adecuadas y sin certitud de obtener el documento) o después de 5 años de trabajo.

2/ Trabajar en Francia

El extranjero que desee trabajar en Francia debe tener un permiso de trabajo. De lo contrario, no puede ser contratado oficialmente.

Algunos permisos de residencia, en función del motivo de éste, permiten trabajar sin otro requisito particular (por ejemplo es el caso del permiso de residencia “vida privada y familiar”).

En el caso de que su documento no lo permitiera, su futuro empleador deberá pedir una autorización a la DIRECCTE, el organismo competente para emitir las autorizaciones de trabajo; y es solo una vez que la obtenga, usted podrá trabajar legalmente.

Punto importante: si están en la espera de la entrega por la Prefectura de su permiso de residencia, también pueden trabajar si tienen la autorización de trabajo.

Por otro lado, si usted es persona privada o empresario y quiere contratar a alguien tiene que verificar que tiene dicha autorización de trabajo (que esté separada o incluida en el permiso de residencia).

Contratar ilegalmente a un extranjero es un delito susceptible de sanciones penales.

Ponernos del lado del empleador me permite llegar a otro punto: ser  empresario en Francia.

Si una persona de nacionalidad extranjera quiere empezar una actividad empresarial en Francia, tiene varias opciones.

La más simple y menos costosa es ser “auto-entrepreneur”.  Está abierta a cualquier persona que quiere tener una actividad profesional independiente.  Un empleado, un estudiante, una persona desempleada puede ser “auto-entrepreneur” pero con un límite de ingresos según la actividad desempeñada.

Desde un punto de vista administrativo, los extranjeros pueden ser “auto-entrepreneur” pero solamente si tienen un permiso de residencia que autoriza el trabajo por cuenta propia (es el caso por ejemplo del permiso “vida privada y familiar”).

Con ese mismo permiso, el que permite tener una actividad por cuenta propia, o con el permiso “comerciante”, un peruano puede también ser socio de una SARL, socio y gerente de una SARL,  socio y hasta presidente de SAS en ciertos casos (depende de la actividad).

La SAS es un tipo de sociedad usada frecuentemente. Es muy interesante porque es una estructura que ofrece una gran libertad a los socios para determinar las reglas de organización y de funcionamiento de la sociedad.

Por ejemplo, los socios pueden prever una disociación entre el porcentaje de remuneración de cada socio y su derecho de voto en las decisiones de la sociedad. De manera general se pueden prever muchas cosas y sin un cuadro legal muy estricto como en los otros tipos de sociedades.

Un último punto importante y reciente: un extranjero gerente de una empresa comercial en Francia, pero que no reside en Francia, simplemente tiene que hacer la declaración a la Prefectura.

Esta modificación es interesante sobre todo para los extranjeros no residentes que dirigen o quieren dirigir una filial francesa de una sociedad extranjera.

Este artículo ha sido preparado sólo con fines informativos. No es un sustituto de asesoramiento legal dirigido a circunstancias particulares. No debe tomar o abstenerse de tomar cualquier acción legal basada en la información contenida sin primero buscar asesoramiento profesional, individualizado basado en sus propias circunstancias. La contratación de un abogado es una decisión importante que no debe basarse solamente en anuncios.

Contacto:

David WINTER

Barreau de Paris

65, rue Montmartre – 75002 PARIS

Ilustre Colegio de Abogados de Madrid

C/ Diego de León 47. 28006 Madrid

Correo electrónico: dwinter@cabinetmontmartre.com

 

2 comentarios en “Vivir en Francia: herramientas para lograr su adaptación”

  1. Esto es ¡genial! No he leído algo como esto desde hace mucho . Es agradable encontrar a alguien con algunas ideas propias sobre este tema. Este sitio web es algo que se necesita en la red , alguien con un poco de dominio. Un trabajo útil para traer algo nuevo a Internet. Gracias de todos lo que te leemos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s